Banner
Banner
Banner

Motoworld: las noticias del motociclismo

27 de noviembre de 2014 | Actualizado: 08:44h

El diario de JP. Por Juan Pedro de la Torre

02/08/2010

La segunda división

Por Juan Pedro de la Torre

Todavía no me he recuperado de la impresión que me ha causado el accidente de Joan Lascorz y Roberto Tamburini. La impresión de ver al piloto italiano chocar contra el desnudo muro de Copse me produce pavor. Una vez más, la fortuna ha querido que las lesiones de ambos pilotos podamos calificarlas “sólo” como graves. Me gustaría saber por qué ese cercano muro permanecía así, sin una mínima medida de protección, “air fence” o neumáticos, y si en la carrera de MotoGP gozaba de semejante desprotección.

No podemos decir que Silverstone sea un circuito inapropiado, con menor homologación, como son algunas de las pistas en las que, desafortunadamente, se ven obligados a correr los pilotos del Mundial de SBK. Silverstone pasó todas las homologaciones pertinentes para superar el exigente examen de MotoGP, pero por más que lo he intentado, revisando diferentes videos que he rastreado en la red, el tiro de cámara de MotoGP era diferente al de SBK, y no he conseguido ver una imagen del muro que hay entre Copse y Maggots para comprobar si, como supongo, en MotoGP hubo al menos “air fence” protegiendo esa pared.

En cualquier caso, es increíble que no se permita semejante situación, herencia de viejos escenarios adaptados como mayor o menor acierto a los nuevos tiempos. Silverstone nunca fue una pista modélica, por mucho que nos la hayan vendido como un escenario épico del Mundial de Velocidad, y con demasiada frecuencia las carreras en este circuito han estado marcadas por la tragedia. Afortunadamente, éste no es el caso, porque tanto Joan Lascorz como Roberto Tamburini, a pesar de la gravedad de sus lesiones, están en buen estado. Para entender el por qué del accidente hay que comprender cómo es la curva de Copse. Se trata de la primera curva del trazado, una rápida de derechas de 90⁰ que en su salida tiene un segundo ápice porque no va a dar a una verdadera recta, sino a una rápida curva, así que cuando los pilotos ya están en el ápice exterior a punto de levantar la moto, la inclinan de nuevo brevemente para enfilar la trazada correcta, y todo siempre en plena aceleración.

En esas estaba Lascorz, que había arrancado en cabeza, cuando se vio superado por Eugene Laverty por el interior en el ápice exterior. La acción es tan rápida que Lascorz toca levemente por detrás al piloto irlandés con su rueda delantera y no puede evitar la caída, quedándose sin opción de entrar en la trayectoria ideal, y saliendo perpendicular a la trazada correcta. Gino Rea salva la situación con una inverosímil trayectoria abierta, pero Roberto Tamburini no puede evitar cazar la moto de Lascorz, volar por el impacto, cayendo primero al suelo y posteriormente golpearse con violencia contra el muro desprovisto de protección. Lascorz se lesiona al quedar atrapado entre las motos que rebotan tras el impacto. El resultado: Lascorz se ha roto tres costillas, tiene una posible fractura de omóplato, y una vértebra tocada; Tamburini, a pesar de la crudeza de las imágenes, “sólo” se ha roto una clavícula y tiene luxación de hombro.

No me puedo creer que cuando se realiza una inspección de seguridad no se tienen en cuenta factores de este tipo, como la presencia de un muro desprotegido a cinco metros de la salida de una curva muy rápida. Debe ser el estándar de SBK, donde no importa correr en circuitos donde la homologación es poco exigente. Hace poco Max Biaggi nos dijo en la entrevista publicada en nuestra revista Nº41 del mes de julio, que consideraba que se habían hecho grandes avances en materia de seguridad en SBK, y que sólo había un circuito que no era suficientemente seguro para correr: Imola. Es muy triste que un piloto tenga que asumir como algo natural correr en pistas peligrosas. Eso tendría que ser una historia del pasado, casi de la prehistoria diría yo, pero todavía los pilotos de SBK corren en lugares mucho más peligrosos que Silverstone: Imola, Monza, Kyalami, Miller Motorsports… Pistas donde un piloto de MotoGP no estaría totalmente de acuerdo, aunque, ése es otro tema, porque hay que reconocer que si Laguna Seca no estuviera en Estados Unidos, difícilmente formaría parte del calendario del Mundial de MotoGP. Al final todo es cuestión de intereses.

En materia de seguridad, si comparamos a los pilotos de SBK con los de MotoGP, no es ninguna barbaridad decir que son ciudadanos de segunda. Me sorprende, sobre todo, el desinterés del organizador del campeonato, Infront Motorsports, que 24 horas después del accidente la única información, errónea, que ha proporcionando sobre el mismo son dos míseras líneas en su página web, dentro de la noticia dedicada a la carrera de Supersport: “Joan Lascorz y Roberto Tamburini resultaron ilesos en un accidente que provocó la interrupción del primer intento de correr, provocando una nueva salida”. Y ya está. Pues si resulta que están ilesos, no sé que hacen en el hospital de Coventry…

Hace unos días la prensa italiana criticaba a Carmelo Ezpeleta por el tono empleado en una entrevista concedida a la revista alemana Motorrad, en la que decía que el Mundial de SBK “es un campeonato de segunda categoría”. Todo tiene que ver con la disputa –estéril a todas luces- sobre la nueva normativa que ha de regir en MotoGP a partir de 2012. Es una cuestión en la que no vamos a entrar ahora porque no viene al caso, pero ese término, “segunda categoría”, que ofende en Italia, me parece la más justa denominación que se le puede dar. Mientras SBK no respete más a sus pilotos, a los protagonistas de su campeonato, no invierta más en mejoras de seguridad, no busque acuerdos con mejores escenarios, no mejore determinadas facetas organizativas (televisión, comunicación, etc.), me temo que seguirá estando en la segunda división, por más que por nivel de participantes y calidad de competición, SBK es uno de los mejores deportes del mundo del motor.

Y ya que Lascorz y Tamburini están de una pieza y pueden contarlo, ojalá que lo sucedido en Silverstone sirva de aprendizaje.

 

Pie de página